jueves, 16 de mayo de 2019

Señuelos

sin saber que pasa
juego a despertar
una noche oscura
en mi ser

sin saber que siento
vuelvo a suponer
que lo siento todo
otra vez


y una voz me grita
nada es para mi
tengo este silencio
tengo un fin

y mi voz suspira
nada es porque si
mato ese silencio
mato al fin

mato el fin

y solo es un señuelo
de mi voluntad
para vivir
no hace falta matar

no


y después del día
siempre vuelve el fin
de buscar la muerte
otra vez

otra vez


y todo es un señuelo
de mi voluntad
para vivir
no hace falta matar

no

lunes, 4 de marzo de 2019

El pequeño gran matón de la internet, una interpretación de Alíen Duce

Hace poco me tope con un viejo tema de Los redondos (Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, para ser preciso) y como me resultó extremadamente actual, quiero ensayar una breve interpretación en este loco y por momentos muy desatendido espacio virtual. Se trata del tema “Alíen Duce” que integra el disco “ultimo bondi a finisterre” octavo y anteúltimo disco oficial de la banda, editado en 1998. Como sabemos toda la lírica de los redondos pertenecía al Indio Solari, que una vez terminada la trayectoria de los redondos arrancó con mucho éxito su propia carrera solista con la banda “indio y los fundamentalistas del aire acondicionado”. Es fácil identificar la continuidad poética entre muchas letras de los redondos con las de las actuales canciones del Indio.

Observaciones iniciales.

Las letras del indio hay que decirlo, son un campo fértil para el ejercicio de la interpretación, están repletas de figuras poéticas, experiencias y contradicciones, son muy crípticas por momentos y apelan a referentes de cultura, historia y filosofía que por ocasiones pueden parecer inabordables. Pero quiero advertir aquí, que en todos los casos las letras del indio tienen una lógica muy estricta y con las herramientas de análisis adecuadas y un buen repertorio de referencias ninguna letra se vuelve absurda o incoherente. El tema que encuentro con demasiada frecuencia es que la mayoría de las interpretaciones se hallan absorbidas por dos grandes mitos que funcionan como pautas de lectura y obliteran el uso de cualquier otra herramienta de análisis. Por un lado ese idea de la “misa pagana” que refiere al fenómeno social (y a través de este mito, también simbólico) de los recitales de los redondos primero y del indio después. Y si bien es cierto que en muchas canciones del indio hacen referencia a la experiencia social del recital, que es tal vez una tópica especifica de la poética rockera, porque trata sobre una experiencia que le es propia. El músico de rock como figura estelar de un espectáculo social, que lo excede como artística, un escenario, miles de personas gritando su nombre, él, la estrella cantando canciones que lo conmueven y a veces lo entristecen (“por mis penas baila”) y todo eso es el marco de un fiesta donde todos parecen un poco alienados pero felices (“este infierno es encantador”) las canciones del indio seguramente ofrecen mucho material para pensar la experiencia social del recitar de rock. Pero no es correcto dejar que esa experiencia se lleve puesto el enorme caudal de fenómenos, experiencias y sensaciones que también están en la poética del indio.

El otro gran mito, que esta íntimamente relacionado a este, es la figura misma del indio. La estrella de rock. Muchos exégetas han identificado correctamente la presencia del indio en alguna de sus canciones, pero creo yo que, equívocamente, han subsumido a esa presencia del indio a muchas otras identidades que el indio también registra en sus canciones. Así el indio es Porco Rex, Momo Sampler, Luzbelito, y un sinfín de personajes que si lo pensamos bien, refieren a otras cosas. Porque hay que decirlo, las canciones del Indio no solo están llenas de imágenes y figuras poéticas, también están llenas de personajes. Y, como deberíamos adivinar sin pensar demasiado, no todos los personajes que aparecen en las canciones del Indio son el indio, son personas o tipos de personas que el indio ha visto en el mundo (un poeta y un artista también debe ser un gran observador), y que los describe en las canciones porque de alguna manera los comprende. Y lo hace desde las contradicciones en las que estos personajes viven. Comprender a alguien no significa ser ese alguien.

Hacia un método de interpretación

Soy de los que creen que el ejercicio de interpretación puede tener una metodología bastante clara y precisa. Se trata de proponer una hipótesis de lectura, es decir un criterio según el cual funcionaría la lógica de sentido del texto que pretendemos identificar. Esta hipótesis de lectura es lo que debemos poner a prueba durante el ejercicio de interpretación. El según paso es identificar las palabras claves, es decir aquellas palabras que portan un grado de significación especifico y que excede un significado general. Sucede que hay símbolos que forman parte de un sistema simbólico puntual y cargan con parte de las lógicas de funcionamiento de ese sistema. Son símbolos cargados de sentido. Por ejemplo la palabra “proletariado” o “plusvalía” implican algún grado de teoría marxista, la palabra “deconstrucción” nos remite a las teorías del posestructuralismo francés al que pertencia Derrida. Si yo de pronto digo “esto está lleno de gorilas” estoy trayendo parte de una cultura peronista. Así, algunas palabras vienen con un universo encima y es preciso en todo ejercicio de interpretación reconocer esas palabras primero e identificar al universo al que pertenecen después. Entiendo que el mayor escollo de la interpretación estriba justamente en esta destreza. El tercer paso es identificar correctamente el contexto histórico social del texto, pues allí se encuentran las contradicciones y experiencias simbólicas y sociales a las que pueden referir el texto (a través de imágenes o palabras). Y un cuarto paso es identificar las voces, de enunciación y recepción que establece ficticiamente el texto. Quien habla y con quien habla la canción, a quien le habla, como se concibe el sujeto de enunciación y como se concibe el receptor del mensaje. ¿le habla a una ex novia? ¿le habla a su público desde el lugar del músico? ¿le habla a un rey olvidado? ¿le canta a un amigo?

Un general y una tropa.

Voy a empezar transcribiendo la letra completa:

Alien Duce adornó tu esclavitud
Y en un edificio en llamas te encanó
Nadando en ese minestrone
Va Porco Rex a porno rock!

Si su look "bola de efectos" te palmó
Y recogés tu hígado desde un rincón
Flotando en este minestrone
Va Porco Rex a porno rock

Vá escribiendo su evangelio
En los ticket de carrefour
Es el pequeño gran matón de la internet

Alíen Duce dice desde la tv
Que no quiere estar jamás en la tv
Lo sobrevuela un gavilán
Que se hace pasar por él.

El Alíen Duce
Chupa y escupe al fin
Para Alíen Duce
Dios es digital.

En uno de los análisis que encontré, escrito por Juan Carlos Serqueiros, en el Blog "esa vieja cultura frita" el asunto pasa por identificar al indio como Alíen Duce. Cuya denominación se obtiene desde un definición bastante básica de la palabra "alíen" como extraterrestre y Duce, en latín, como general. Dice la interpretación:

"un alíen es alguien ajeno a nuestro planeta. Un extraterrestre, un ALIEN-igena. Y Duce (vocablo italiano derivado del latín Dux) es un conductor militar, un general. Ergo alíen duce, vendría a ser un general extraterrestre" el Análisis sigue llegando a decir que "el alíen duce es la ontología publica de solari (...) el artista al que el imaginario colectivo le atribuye la representación terrenal de patricio rey; que es el rey chancho, el Porco Rex que nos convoca a misas orgiásticas enmarcadas en la liturgia de su porno rock"

Como vemos el análisis termina atrapado en las únicas dos claves de lecturas que aparecen obsesivamente en casi todos los analistas del indio. Todo es el recital y todo es el indio. Todo es la misa y el sacerdote. Se trata, después, de asignar correctamente toda las figuras de la canción dentro de ese esquema. Así, el ejercito que convoca el alíen duce son los seguidores que llenan los estadios. El evangelio en los tikes de carrefour es una suerte de metáfora de la mercantilización del arte. El indio, dice Serqueiros, en tanto Alíen duce tiene que "ir componiendo su lirica (escribiendo su evangelio) que a fin de cuentas es la profesión de la cual vive, ya que su arte debe ser comercializado (...)" Y a la vez la "figura ontológica" es una prisión para el indio que además de ser una persona de carne y hueso debe ser, este ser que vive en los recitales, preso de ese duce que también es. Hasta aquí la interpretación podría cerrar pero se encuentra de pronto con dos imágenes contradictorias. Primero el fraseo "el pequeño gran matón de la internet", que Serqueiros no consigue encajar del todo en su esquema y lo atribuye a cierto límite de lo que Porco Rex está dispuesto a mostrar dentro de su porno Rock y el otro fraseo "alíen duce dice desde la tv que no quiere estar jamás en la tv" aquí lo resuelve diciendo "quiero suponer que no será necesario que explique lo que el indio repitió hasta el cansancio respecto a la tv". Se le escapan dos cosas, primero la figura de la internet ¿porque aparece aquí la internet, si estábamos en el recital, en la misa pagana? para colmo al final de la canción dice "para alíen duce dios es digital", la referencia al mundo digital no debe ser minimizada y en el segundo fraseo hay una contradicción que es, en cierta forma, la que da sentido a la frase "desde la tv dice que no quiere estar jamás en la tv", es decir, mientras lo dice, está en la tv. Lo dice "desde" la tv. La frase revela una impostura o bien cierta inconsciencia (¿no sabe que está en la tv cuando habla desde la tv?)

Yendo al punto.

Mi hipótesis de interpretación sostiene que el alíen Duce es un sujeto que habita las redes sociales y que desde las redes sociales ejerce una fuerte intolerancia hacia todo lo que no le gusta. Si bien la canción data de 1998, y allí no habían todavía redes sociales, si estaban foros de internet, que representan el primer momento del mundo digital. Entonces era algo incipiente, y aquí radica la genialidad del indio, como poeta y como observador, para identificar un fenómeno aun cuando apenas asomaba. Luego, en la definición de alíen duce, van dos elementos que no han sido observados. La noción de alíen como extraterrestre es, en realidad, una derivación de una tradición filosófica, de la filosofía clásica (que viene desde Hegel y llega al marxismo), alíen, de alienado, de un sujeto que se encuentra fuera de su contexto histórico social. La alienación refiere a alguien que estando en un mundo, cree estar en otro. Un sujeto abstraído de su realidad histórica (como sea que la definamos). Y por otro lado, la figura del Duce connota al fascismo. Porque il duce, era como se autodenomino Benito Musollini. La historia solo conoce un Duce, a Musollini. Cuando decimos Duce no deberíamos pensar en un general italiano o en un dictador (otra interpretación advierte la connotación de la palabra como dictador, pero no la asocia con el fascismo, sino que la lleva hacia una idea de tiranía interna para la voluntad artística). Cuando decimos Duce debemos pensar en una figura que violenta y persigue al que piensa distinto. Hay un texto de Mussolini donde dice algo así como "vamos a hacer que la verdad entre en sus cabezas a los golpes". Entonces tenemos ya en el titulo de la canción la principal clave de lectura (como suele suceder en los textos con títulos correctamente asignados); el Alíen Duce es un sujeto que viviendo en un mundo cree que vive en otro y violenta todo aquel que piensa distinto. Avanzaremos ahora con la canción.


Punto por punto.


Entonces tenemos un universo de un mundo digital que empieza a tomar forma, los foros de internet donde se encuentran muchos jóvenes para compartir experiencias y socializar digitalmente. Esos foros por lo general tenían títulos como "café literario" "música pesada" "Charly García", la variable que nucleaba siempre tenía que ver con algún consumo cultural. Y el consumo cultural podemos pensar, siguiendo en una línea de pensamiento pseudo-marxista, constituye una forma de alienación que esconde la esclavitud a la que nos somete el sistema capitalista. Entonces, un sujeto esclavizado por el sistema social, se mete en un foro de internet para distraerse un poco y ahí se encuentra con un personaje que bardea todo el tiempo a todo lo que no le gusta, puede que lo haga con cierto ingenio y que nos resulte, gracioso o atractivo leer sus improperios, nos atrapa con esa suerte de carisma para la agresión. Y ahí es cuando el "alíen duce" "adorna tu esclavitud".

Así, La primer estrofa dice:

Alíen duce adorno tu esclavitud
Y en un edificio en llamas te encanó
Nadando en ese minestrone
Va Porco Rex a porno rock!

El edificio en llamas puede referir a un estado de la sociedad, o bien al estado del mundo artístico donde se ubica el consumo cultural que nos reúne con el Aíen Duce. Es importante observar que compartimos algo con el Alíen Duce, tenemos un gusto en común que es lo que nos llevo al foro. Ese universo, ese consumo cultural, ese edifico en llamas, esa esclavitud, se definen luego como "minestrone" que es un tipo de sopa italiana a base de verduras, es decir un conjunto de cosas dispersas y caóticas flotando en agua caliente, cocinadas en líquido. Y la letra sigue diciendo que en ese minestrone, viaja, nada, luego flota Porco Rex, a esta altura, debemos observar que Porco Rex y alíen duce son dos personajes distintos y que incluso Porco Rex es parte del contexto de Alíen Duce. Porco Rex es la estrella de rock. Es a la vez producto y productor del consumo cultural. Sigue la letra:

Si su look "bola de efectos" te palmó
Y recogés tu hígado desde un rincón
Flotando en este minestrón
Va porco rex a porno rock

Aquí hay mención del look de Alíen Duce, que se define como "bola de efectos" y parece seguir una imagen de consecuencias de fiestas desbocadas, el hígado en un rincón remite claramente a excesos de alcohol. Una fiesta que golpea, que daña, que te deja el hígado en un rincón, algo que te palma, la imagen del Alíen Duce parece generar eso, dejarte en el piso buscando tu hígado. Repite la imagen de minestrone y Porco Rex yendo a su recital. Siguiendo con nuestra clave de lectura, diría que suma la idea de fiesta desbocada al universo del consumo cultural y algo del impacto que puede generar la imagen del Alíen Duce.

Vá escribiendo su evangelio
En los ticket de carrefour
Es el pequeño gran matón de la internet

Tenemos dos ideas fuertes, primero el evangelio, que implica la inscripción de un sistema religioso. Eso es un evangelio, un texto que expresa, organiza y regula las cosas del mundo. Lo puede hacer de diversas maneras, con relatos que dejan enseñanzas, con ejemplos de los modos correctos de comportarse ante el mundo y ante dios; o sencillamente con una enumeración de órdenes y principios. El evangelio es un texto sagrado, cuya lectura exige respeto y obediencia. La otra imagen son los tikes de carrefour, que en rigor, son todo lo contrario, son textos irrelevantes, pruebas fiscales de un intercambio económico. Que tienen una vida corta, nadie guarda un tike del supermercado, en general lo leemos para revisarlo y luego lo tiramos. Que el Alíen Duce escriba su evangelio en los tikets de carrefour nos dice primero que vive en un mundo muy vulgar de intercambios económicos. Y que su evangelio se escriba ahí, en unos papelitos ocasionales que luego de un tiempo muy breve vamos a tirar a la basura nos dice algo sobre la irreverencia del mismo. Remata el fraseo enfatizando esa pequeñez en un oxímoron, "es el pequeño gran matón" y aparece por primera vez la figura de la "internet" y la violencia (en la figura del matón).

Sigue la letra:

Alien duce dice desde la tv
Que no quiere estar jamás en la tv
Lo sobrevuela un gavilán
Que se hace pasar por él.

Ya observe la contradicción de este fraseo que expresa cierta impostura o cierta inconsciencia del Alíen Duce, la inconsciencia de no saber que está en la tv, cuando habla desde la tv. Pero también hay otra cosa por observar, y es que el personaje desborda su universo digital: está en la TV. Gracias a sus discurso de odio, a su intolerancia hacia todo lo que le disgusta, y su ingenio para la agresión ha trascendido su pequeño e irrelevante universo. El alienado intolerante llego a la tv. Y aquí aparece la imagen del gavilán, que es un ave rapaz que sobrevuela al Alíen Duce para parecérsele. Esta idea del gavilán puede describir un mundo miserable, el mundo de la tv, donde hay gente que quiere "hacerse pasar" por un tipo como el Alíen Duce.

La última estrofa dice:

El alíen duce
Chupa y escupe al fin
Para alíen duce
Dios es digital.

Se refuerza la idea de la alienación. Que es lo que "chupa" el Alíen Duce sino discursos sobre la realidad, discursos que no llega a comprender ni discutir. Chupa, no lee, no comprende, absorbe irreflexivamente todo lo que lo rodea, y así, sin comprender: "escupe". Devuelve al mundo una opinión sobre todas las cosas. "Escupir" connota violencia, escupir es una forma de insultar, de agredir ("vamos a escupir la tumba de x" "le escupió en la cara") pero también puede ser un desafío en una situación despareja, escupe el torturado al torturador, hay violencia allí, pero una violencia que deviene de una asimetría de fuerzas, es el más débil que, impotente frente al poderoso no puede hacer más que escupirle, se convierte así en un desafío al poderoso y una señal de impotencia. Quien realmente tiene poder no necesita escupir. Pero a quién le escupe el Alíen Duce, es realmente un torturado frente al torturador, es un débil desafiado al fuerte. O es solamente alguien necesitando expresarse, con violencia, frente a los demás. Que necesita agredir, desafiar, a quienes siente que lo agreden y como carece de fuerzas no puede más que escupir. Remata el fraseo con la afirmación de que "para Alíen Duce dios es digital". Concluye así la pertenencia del personaje al mundo de lo virtual, lo efímero, al mundo de la irrelevancia, al tike del supermercado.

martes, 21 de agosto de 2018

Aparatear las redes IV. El misterio de la red: la circulación de contenidos


Como ya dijimos, en facebook el principio de relación es distinto a Twitter. En twiter podemos hablar de una suerte de gran asamblea digital, donde todos participan de manera pública. Las jerarquías se establecen a partir de los "seguidores" que tenga cada usuario y las respuestas que obtenga cada Twit. La parte privaba (el perfil) consiste en una suerte de colección, de agrupación, de las intervenciones (los twits, palabras e imágenes) de cada usuario en la red.
En Facebook, en cambio, la parte privada es mucho más extensa, funciona más bien como una red de contactos nodo a nodo (yo veo lo que postean mis amigos y mis amigos ven mis posteos). La asamblea ya no sería la red en sí, sino aquella sección que llamamos "pantalla de inicio". Es en la pantalla de inicio donde podemos ver los posteos de otras personas (a menos que alguno publique algo en mi muro). Y es allí justamente donde principalmente circulan los memes, que como vimos, constituye un instrumento de comunicación privilegiado para este tipo de medio. Y es en esa pantalla de inicio donde las empresas que controlan las redes pueden colar publicidades directas o encubiertas. Es en esa pantalla donde podemos preguntarnos si no existe alguna alteración en los criterios de lo que vemos. En otras palabras, cuanto de lo que vemos en la pantalla de inicio responde efectivamente a los criterios de relación (interacciones entre nodos) y cuanto responde a alguna otra variable que desconocemos. No hay que ser paranoico, los criterios de relación son efectivos en Facebook sino no podría funcionar como red, su gran virtud (como ha sucedido con google) es la de no alterar (o no alterar tanto) los criterios de relación. El tema es que entre esos vínculos auténticos que habilitan la circulación de contenidos, hay también algunos contenidos que no responden a esa lógica. Muchas veces hemos visto algún meme que llego a nuestra pantalla porque supuestamente algún contacto nuestro ha interactuado con la publicación (específicamente poniendo un me gusta). Aquí ya hay una alteración de criterio. Ya al principio cuando Facebook no tenía la densidad que tiene hoy, el solo poner un "me gusta" en una publicación no habilitaba una recirculación (si una mención en el menú de notificaciones, pero no aparecía la publicación en nuestra pantalla). De hecho el reposteo es una herramienta que permite que mostremos "algo que nos gusto". El hecho de que de pronto, y por momentos puntuales veamos algunos posteos puntuales que "le gustaron a algún amigo" evidencia una alteración del algoritmo. Es evidente entonces que la serie de interacciones de los "me gusta" ha servido para mapear una subred donde hacer circular contenidos, pero sin la intención expresa o consciente de los contactos. Si ellos quisieran re circular lo que les gusto, lo compartirían.

La campaña del miedo, la política a través del meme

Creo que el momento más alto del uso de la alteración de Facebook como herramienta política fue cuando sucedió aquello que recordamos y recordaremos como "la campaña del miedo". Que fue como los medios, entonces opositores (hoy escandalosamente oficialistas) denominaron al momento en que un amplio sector de la sociedad intento convencer, cuerpo a cuerpo, cara a cara, de las consecuencias que ocasionaría un gobierno neoliberal. Voy a recordar brevemente los sucesos. Era 2015, estábamos en plena contienda electoral para suceder al gobierno de Cristina Kirchner. Luego de varias disputas internas el oficialismo había cerrado una formula con Daniel Scioli y Carlos Zaninni, de alguna manera esa fórmula intentaba agrupar sectores del peronismo con sectores del kirchnerismo. Ambos estaban casi seguros de ganar en primera vuelta, así lo permitía suponer el resultado de las PASO, donde la formula oficialista se había impuesto a la principal formula opositora, Mauricio Macri y Gabriela Michetti. A su vez la suma de las internas peronistas en la provincia de buenos aires permitía suponer una victoria de Aníbal Fernández y Martin Sabatella, que se había impuesto a formula de Julián Domínguez y Fernando Espinoza.
Sin embargo y para sorpresa de todos, en la primera vuelta Aníbal Fernández pierde en la provincia y Scioli le saca a Macri una ventaja muy pero muy escasa, que abría las puertas al Balotaje donde las probabilidades, de una victoria del partido de Clarín, eran muy altas. Los medios entonces agudizaron su apoyo al proyecto macrista, se empezaron a mostrar encuestas que arrojaban una victoria de Macri - Michetti por más de 10 puntos de diferencia y se hacían circular todo tipo de discursos augurando una inminente victoria. Y entonces, esto es lo importante, un sector de la sociedad que hasta entonces había permanecido casi expectante, confiado en una victoria tranquila de Scioli, y tal vez expresando ciertas dudas con el candidato, entro a una militancia exacerbada e increíblemente espontanea. Por las redes sociales, miles de contactos intentaban persuadir a votantes de Macri de las consecuencias que los proyectos neoliberales ocasionaron en el pasado. Se podían escuchar por las calles muchas discusiones de porque no votar al proyecto neoliberal. Se viralizo incluso el video de un empresario industrial que le contaba a sus operarios, según su propia experiencia, las consecuencias de los gobiernos anti-industriales, de la apertura de importaciones, de las políticas de ajuste. Se hicieron convocatorias en plazas, había gente que confeccionaba carteles caseros y los pegaba por las calles. Esas semanas desde la primera vuelta hasta el ballotage fue de una increíble y desorganizada militancia política. Todo esto genero mucha preocupación a los sectores del macrismo y no tardó mucho en generar una respuesta, donde fue clave el uso de las redes. Para ello se coordino milimétricamente una impresionante intervención en redes sociales que fue luego consolidada en medios tradicionales. Quienes al cierre de la operación no dudaron en decir que el macrismo "conjuró la campaña del miedo" .

Ahora visto, el procedimiento fue muy simple, primero se etiqueto a ese fenómeno de militancia popular como "campaña del miedo" luego, se invadió las redes con memes que ironizaban sobre las consecuencias del neoliberalismo, desdramatizándolo, y finalmente se hizo aparecer a Macri en el programa de mayor audiencia del grupo clarín (y con el sistema de replique del multimedio y sus medios satélites) haciendo un chiste sobre la campaña del miedo. Lo recuerdo casi literal "Antonia me pregunto el huevo kinder va a seguir teniendo sorpresa si llego a presidente". Lo importante es que en el fragor de la disputa política, se develaron ciertos engranajes del aparateo de las redes.

Los memes caseros y la firma

Ya observamos las particularidades de la producción de un meme y el mito del productor espontaneo. Dijimos que quien hace un meme tiene características especificas (vocación artística, dominio de programas de edición y ser usuario de redes) pero utilizar el meme como herramienta de comunicación política implica además una forma de militancia. Militancia que enunciada desde un anonimato puede ser usada como expresión popular como "la voz de la calle". Y esta es la forma de la primer intervención política a través de meme. hacer circular memes de supuesta producción casera que expresan ciertas tendencias políticas. El principio de intervención es idéntico al que identificamos en Twitter, solo que aquí incorpora el meme como herramienta. La característica fundamental para este uso es la ausencia de firma. Así podíamos ver en una primer etapa muchos memes que conectaban con los ciertos discursos políticos, originados en los medios de comunicación, completándolos. Otra característica de estos memes era una exagerada rusticidad en sus diseños, como si fueran hechos por diseñadores simulando no saber nada de diseño. Así había un montón de memes con imágenes sobre fondo negro, con tipografías espantosas, evidentemente hechos por personas a las que no les interesa diseñar o bien intentan simular desinterés e incapacidad técnica. De estos memes sin firma recuerdo claramente la serie de los billetes de 100 y el changuito donde el mensaje se resumía a "antes con 100 pesos llenabas el changuito". Eso circulaba cuando el discurso de los medios se enfocaba en la inflación durante el gobierno kirchnerista. Esta época de "memes espontáneos de derecha", que tal vez podríamos situar cerca de 2010 tuvo una respuesta organizada, ya desde una militancia expresa de sectores del kirchenrismo. La diferencia clara es que lo memes kirchneristas tenían firma y se centralizaban desde ciertas paginas especificas de Facebook que se reconocían militantes, o de algunos usuarios que reconocían autoría, como era el caso del Vengador recargado (que interactúa tanto en Facebook como en Twiter). Algunas de las páginas de esta militancia digital eran (y en algunos casos siguen siendo) "7D" "Batalla Cultural" "todo Negativo" "La Nocion". En cambio los militantes digitales del PRO en rara ocasión reconocen autoría, y sus memes siempre van sin firma con un difícil rastreo de centralidad y aun más oscuro criterio de circulación, lo cual nos debería hacer pensar en cierta complicidad de operadores de las redes. Hace muy poco un escándalo envolvió a Mark Zukerbeg sobre una supuesta complicidad de Facebook en la campaña política de Donald Trump. Curiosamente todo el escándalo se enfoco en los métodos estadísticos con los cuales la red podía establecer un universo de sujetos con determinados gustos y la venta de esos datos, y no sobre los criterios con los que circulan contenidos en la red. Digámoslo, la red puede influir en sus usuarios a partir de lo que deja y no deja ver. Hay contenidos a los que se les facilita la circulación y ahí estriba la mayor intervención de la red. La configuración de un esquema estadístico, que a partir de una lectura de las interacciones permita determinar universos de usuarios según sus intereses y afinidades lo único que permite es mejorar las estrategias comunicacionales usadas en los mensajes que se hacen circular, pero sirve de muy poco si no tenemos acceso privilegiado a esos universos para hacer circular contenidos.

El gran cambio que se vio en la respuesta a la campaña del miedo, que podríamos llamar "campaña Bu" fue que había firma, justamente "campaña Bu" era el icono que se podía ver debajo de cada meme. Los cuales aparecieron en los primeros días de noviembre, con una obvia alteración de los criterios de circulación de Facebook, porque estos memes aparecieron en la pantalla de inicio de muchos usuarios sin cumplir los criterios para que allí estén. El solo "me gusta" de un usuario habilito la presencia del meme en todos sus contactos. En mi caso, recuerdo haber visto algunos de estos memes a través de contactos con los que tenía muy poca interacción, o ninguna. Es decir, a través de contactos de los que no veía publicaciones frecuentes y sobre los cuales no se me informaba en la sección de notificaciones.
Aquellos memes cumplían con muchos de los requisitos que puede dictar el marketing de la propaganda eficiente. No solo eran ingeniosos y graciosos, sino que intercambiaban dentro de la misma lógica humorística elementos con los que determinar, a partir de un vinculo de afinidad o simpatía un público especifico. Así habían memes con referencias deportivas, musicales, cinematográficas. En la las imágenes que seleccione se puede ver a Pappo, a Mascherano, Karina Jelinek, La mona Gimenez, Ikardi, hasta Chewabacca. El abanico de referencias evidencia la sistemática coordinación de la campaña, buscando tocar una fibra sensible en todos los públicos posibles. Hay incluso una que dice "si gana Macri va a la liberar a los genocidas" y esa agrega en el pie "tranquilo no va a pasar". Y al mismo tiempo el hecho de que muchos de esos memes hayan circulado en las cuentas de usuarios afines a las referencias hace notar una intervención de la red (aquí sí, desde lo que se le denunciaba a Zurkerberg). Movidos por el efecto humorístico de los memes, muchos usuarios pusieron "me gusta" (habilitando como vimos, un irregular e inintencional mapeo de recirculación) y otros directamente compartieron. Un usuario de Facebook señalo en su cuenta el 4/11/2015

"No sé si uno es o no perseguido, no sé si le pasará a los demás... pero me resulta muy llamativo que Facebook me ponga en las noticias que un contacto con el que jamás interactúo, haya puesto me gusta en la publicación de alguien que no es contacto mío, y me proponga agregarlo como amigo, cuando el posteo es uno de esos chistes estúpidos con los que el macrismo quiere tapar la realidad del ajuste que planean."

Al día siguiente el antropólogo Andrés Ruggeri escribió en su muro, sumando además algunas observaciones políticas:

"Veo que algunos comparten las gracias con que el Pro, en tono de gaste intenta contrarrestar lo que llaman "campaña del miedo". Si son compañeros o por lo menos no son macristas, no lo haría. Porque aunque sean ingeniosas (como la que usó el propio Macri cuando dijo lo del kinder sin sorpresa) no cabe duda que eso es lo que se viene: ajuste, devaluación, transferencia de recursos de los pobres al capital concentrado, destrucción de la industria y desocupación, etc. Puede ser en política de shock o gradual, pero viene. Y las pruebas están a la vista. Por ejemplo, en el debate sobre la ley de desarrollo satelital.
Todos conocemos, gracias al lanzamiento de los primeros dos satélites geoestacionatrios, que Arsat es una empresa estatal que dirige la política satelital del país: cuando se lanzó el Arsat 2, el gobierno envió el Plan Estratégico para el desarrollo satelital (no para el próximo gobierno: para los próximos 20 años, es decir, una política de Estado) al Senado: la oposición no la objetó, se aprobó por unanimidad. Macri no aparecía con posibilidad de gobernar todavía y Arsat tenía mucha legitimidad. Pero después de la elección, en Diputados, se opusieron, no al proyecto en sí, sino a la cláusula que exige los dos tercios del congreso para vender las acciones de la empresa. Clarito: quieren privatizar. Quieren la vuelta al Estado Bobo, que invierte, desarrolla y después el negocio se lo quedan los privados, preferentemente las multinacionales, y la tecnología se la regalamos a los países que ya la tienen, para que se aseguren que nos la van a poder vender, a nosotros y al resto de América Latina (el proyecto incluye el desarrollo integral con el resto del subcontinente). No le tenés miedo? Allá vos." (5/11/2015)

A modo de conclusión

A lo largo de este breve y un poco desordenado análisis intente ver tres momentos para pensar en las redes. Primero a partir de un uso de ellas, como excusa de un discurso previamente armado, las redes como expresión de la voz de la calle. Ese uso, sostuve, conduce directamente a la necesidad de intervenir en ellas, para poder dirigir ese discurso. Lo que convierte a ese espacio digital en un espacio de disputa. Fue para pensar esto que apelamos a ese modelo de la asamblea y el aparateo. Pero hacia el final encontramos una tercer dimensión, que tiene que ver con los usuarios de las redes, ahora pensados no como integrantes de esa asamblea, sino como espectadores, como público. Esto habilita ciertos usos de las redes, pero ya no por parte de aparatos políticos y mediático, sino de los dueños de estas redes para con esos aparatos. Sucede que las redes constituyen un universo de sujetos, a los cuales se puede hacer llegar mensajes. Es lo que los medios ofrecen a las empresas: publico a quienes vender productos. Pero a diferencia de los medios tradicionales que conocen solo por inferencias las características de sus públicos, las redes permiten, a partir de un relevamiento detallado de las interacciones de los usuarios (algo posible de hacer con las herramientas de la programación actual), establecer patrones de personalidad, gustos e inclinaciones ideológicas. Eso es lo que pueden ofrecer las redes a las corporaciones económicas (y sus expresiones políticas), un universo clasificado, segmentado y preparado sobre el cual incidir. Y entonces la clave es el acceso, el poder vuelve a estar en que circula y que no. Como dijimos más arriba, lo que nos muestra y lo que no nos muestra la red. Empieza a parecer necesario preguntarse si no será tiempo de elaborar una legislación para los espacios digitales. Si no será tiempo ya de preguntarnos si no es necesario establecer el carácter público de algunos de esos espacios y garantizar en ellos un funcionamiento claro y regular y democrático de los criterios de circulación de contenidos.

miércoles, 18 de julio de 2018

Aparatear las redes III. La circulación de contenido gráfico, el reino del MEME

En Facebook la lógica es distinta. Aquí el objeto principal para circular es una imagen, que del tamaño de la pantalla sirve para comunicar un mensaje. A esas imágenes que se viralizan se le llama "memes". Su funcionamiento trae consigo la lógica de publicidad grafica, una imagen en una revista que quiera vender alguna cosa debe tener las características de un meme, pero tal vez la forma más semejante es del afiche callejero. Es también una imagen de debe comunicar algo al pasar, rápido, pensando que el transeúnte no se va a detener demasiado en la imagen ni en el mensaje.
Tiene también mucho del humor grafico, el chiste de una viñeta. Una imagen y un texto. Hay incluso memes con varias imágenes en secuencia, en lenguaje de historieta (véase el meme del helicóptero apache). En sus formas más habituales un meme utiliza alguna imagen (o varias, en ese caso armando una secuencia) de algún actor, alguna cosa o película y con un texto sobreimpreso realiza algún comentario irónico o absurdo. Sucede que en general los memes son chistes. Hay incluso un dibujante argentino, Martin Almeida que se ha dedicado a hacer memes con chistes que captan a la perfección las lógicas del formato, cruzando frases con otras referencias. Tiene una página de Facebook (grandes frases ilustradas).

El afiche, la publicidad callejera, exige una estructura económica detrás, no se trata solo de producir el mensaje y condensarlo en la imagen, hay que montar la estructura económica que permita hacerlo circular. El afiche debe ser impreso, distribuido y ubicado en la vía pública. Para llegar a la mayor cantidad de público, debe tener más ejemplares impresos y debe haber mayor estructura de distribución y colocación. En cambio el meme no. Alcanza solo con poder producirlo para empezar a hacerlo público, la red ya fue instalada. No obstante la circulación es otro tema. Lo importante aquí es que a diferencia del afiche que requiere una estructura económica (ya sea publicitaria o política), el meme puede ser producto de la actividad individual.
producido por alguien con mínimos recursos y capacidades técnicas. Puede, en otras palabras, ser anónimo y plural, y desde ese anonimato, puede confundirse, o ser asociado a "la voz de la calle". Los memes, podemos escuchar, serian productos del ingenio popular. Así se nos presenta la imagen del oficinista aburrido que dedica alguna parte de su tiempo libre en hacer memes chistosos sobre alguna cosa que le interese. Y no digo que no pueda existir, la cuestión es que suponer que alguna parte de la sociedad se expresa a partir de imágenes en los medios digitales debería implicar mayores reflexiones. ¿quiénes producen y consumen memes? ¿son los mismos márgenes etarios que utilizan las redes sociales? ¿necesariamente los productores y consumidores de memes son los mismos o podremos encontrar gente que solo produce y gente que solo consume? ¿es posible a través de las referencias que condensan los memes identificar los consumos culturales de sus productores? ¿importa en esta caracterización la distinción entre nativos digitales y migrantes? es decir aquellas generaciones que crecieron y se socializaron dentro de un ambiente intervenido por las computadoras, los video juegos y las redes y por otro lado, aquellos que se fueron incorporando a esas nuevas realidades.

La pregunta clave, al menos para este ensayo, es si los consumidores de memes son a la vez productores. Para responder eso debemos pensar primero que características debería tener un productor y en este caso alguien que hace memes debería tener al menos 3 características. Primero cierta vocación artística, es decir, vocación de producir algún tipo de efecto en los demás (ya sea emocionar, reflexionar o hacer reír). Segundo, tener incorporadas ciertas herramientas de edición grafica. Y tercero, estar en relación a los nuevas formas de circulación de contenido, estar en la red y conocer sus formar de circulación. Estas 3 características ya delimitan un universo posible de productores y dejan claro que son muchos más lo que consumen que los que producen.

Por otro lado las últimas dos características explicitan también una frontera generacional, que mencionamos al pasar con la referencia a los nativos digitales, en principio los memes son un producto generacional, propio de una generación que creció dentro de las nuevas tecnologías (nuevas para nosotros, los migrantes digitales, pero naturales para ellos) y tienen un alto grado de participación en las redes. Así los memes forman parte de esas interacciones, ante algún comentario a veces se responde con un meme, una publicación se puede celebrar con un meme (véase el de Puttin) o de pronto se puede usar uno para hacer algún comentario sobre algún tema. Como vemos el meme funciona también como símbolo.

Ahora tenemos que detenernos un poco en la primer característica, la vocación artística, entendida aquí como la voluntad de hacer trascender un mensaje (una expresión, que funciona como mensaje) con el objetivo de producir algún efecto en los receptores, pero manteniendo a la vez un dialogo con una instancia superior . Esta vocación artística es lo que se trastoca cuando el meme se convierte, por la vía de sus capacidades de comunicación, en un objeto de comunicación política. Cambia la idea de trascender por la idea de hacer circular.
El mensaje no tiene más ambiciones que llegar a la mayor cantidad de personas. Queda de esa vocación artística el objetivo de producir un efecto en los receptores. Pero es un objetivo limitado, circunscripto a los periodos electorales. Debemos advertir que a partir del meme, es decir, de símbolos discretos y reducidos, no se puede establecer un debate complejo . Apenas se puede sugerir un concepto o una relación de conceptos que dirijan al receptor hacia otro lugar, donde el debate pueda expresarse, donde el lenguaje y el discurso (las argumentaciones y demostraciones) puedan realizarse. Sin ese lugar, el espacio real de la exposición y demostración de ideas, los símbolos discretos, apenas sirven para reafirmar elementos que ya están flotando en el imaginario social. No es casual que la derecha recurra a este tipo de herramientas de comunicación, no deben discutir argumentos, ni refutar consignas, sus argumentos ya han sido instalados en la sociedad, y perviven en forma de prejuicios y sentido común, se trata, desde la comunicación, de activar esos prejuicios.